Inicio /Trabajos /Nolla: Palauet, Fábrica y Cerámica

Estudio Histórico, Artístico y Constructivo del Palauet Nolla

ANTECEDENTES

El municipio de Meliana cuenta con uno de los edificios más emblemáticos del esplendor industrial valenciano de finales del siglo XIX y principios del siglo XX: el PALAUET NOLLA.

Los avatares por los cuales ha pasado la antigua alquería a lo largo de sus cuatro siglos de existencia – cuya fase más conocida es la vinculada con Miguel Nolla - le han llevado a una situación actual que requirió un posicionamiento firme por parte del Ayuntamiento de Meliana, actual propietario del edificio, basado en el compromiso hacia la recuperación del mismo.

Existe una imperiosa necesidad de recuperación, así como de devolverle un uso que garantice una continuidad duradera.

El primer paso era por lo tanto el estudio exhaustivo del inmueble con el fin de conocer todos los condicionantes históricos, así como su materialidad y estado actual tanto estructural como decorativo. Asimismo uno de los objetivos del estudio fue realizar propuestas de uso para el conjunto, que le garanticen el mantenimiento que requiere cualquier edificio de sus características. En efecto se considera que sin dotarle de un uso viable resulta improbable poder asegurar una continuidad a largo plazo.

RELEVANCIA DEL PALAUET NOLLA

El Palauet Nolla, también llamado Villa Yvonne en razón del nombre de su último huésped, es un edificio cuyo interés es enorme a la vez que múltiple.

Primero se trata de un conjunto cuya evolución constructiva y formal está directamente vinculada a una apasionante secuencia histórica, de la cual existe una evidente lectura en la configuración actual.

Se trata también de un edificio que, conjuntamente con las antiguas fábricas, han representado un hito fundamental para el municipio de Meliana, tanto a nivel local como a escala nacional e internacional. Forma parte de la historia del pueblo, es un fragmento de la identidad de todos y cada uno de los ciudadanos cuyos antepasados han seguramente tenido una relación directa o indirecta con la fábrica. Este hecho le confiere una gran proyección social.

Por último, y más allá del gran interés que puede llegar a tener el edificio en sí, o la cerámica que alberga en cuanto a su relevancia histórica, no se deben olvidar a los artesanos que han realizado dichas composiciones. El saber hacer es un bien inmaterial, pero real. El Palauet Nolla ha contado con los mejores especialistas en colocación de piezas cerámicas, y se puede apreciar su excelente trabajo y su genio en cada rincón del conjunto fabril. Este gran valor, el humano, debe estar presente en la mente de quién quiere disfrutar completamente del edificio.

La cerámica de Nolla es conocida internacionalmente por su calidad y belleza. Se pueden encontrar ejemplos en muchos países de Europa y del mundo. Pero el paradigma de la calidad y variedad de las composiciones se encuentra en el propio edificio central de la fábrica, el cual tenía como objetivo representar lo más atrevido, delicado y suntuoso que se podía realizar con la cerámica Nolla, siendo de esta manera un verdadero “showroom” de la época, por el cual ha pasado gran parte de los personajes más influyentes de España así como de la escena internacional de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

La magnitud de la proyección internacional de la cerámica producida en Meliana fue beneficiosa para el propio pueblo, así como para toda la región. Gracias a la fábrica se ha podido difundir el conocimiento de la localidad, así como proporcionar un esplendor económico sin precedente para el municipio.

Queda pues evidente la gran importancia del Palauet Nolla, tanto para el pueblo de Meliana como para la propia historia colectiva y artística, haciendo patente la absoluta necesidad de realizar actuaciones orientadas a su recuperación, restauración y puesta en valor. Este magnífico ejemplo de composiciones es también la herencia que nos han dejado tantos artesanos – mosaiqueros – especializados en la colocación de las propias piezas, saber hacer que se ha perdido casi por completo en la actualidad. Esta praxis y destreza demostradas en la realización material y gráfica de las finas composiciones que adornan el edificio tienen igualmente un alto valor artístico que no podemos ignorar, al igual que lo hizo en su día el propio rey Amadeo I de Saboya cuando otorgó la Cruz de Isabel la Católica no solamente a Miguel Nolla, sino también a varios de sus trabajadores en reconocimiento al valor de su trabajo creativo y artesanal.

TRABAJOS DE ESTUDIO

No cabe duda de que el estudio del Palacio Nolla sea un acto complejo, y por lo tanto se requiere la intervención de un equipo pluridisciplinar que pueda atender a todos los aspectos del conjunto.

Para ello la Corporación municipal ha encargado a un equipo de expertos, trabajos de análisis del edificio, en todos los ámbitos que hacen de éste un elemento patrimonial de primer orden. Se estudió pues de forma exhaustiva la documentación histórica así como la realidad física y material del edificio para conocer su evolución a lo largo de sus cuatro siglos de existencia, su contextualización social e industrial, su estado material de conservación, así como sus aspectos decorativos y artesanales.

La relevancia del edificio no es objeto exclusivo del la construcción como hito arquitectónico, con toda su historia propia, sino es igualmente fruto de la amplia muestra de cerámica que alberga. La importancia y el interés de dicho material han quedado sobradamente demostrados a través del amplio uso que grandes personajes de la historia mundial han hecho de éste. Los decorados cerámicos de Nolla son también una de las claves de la incoación de varios edificios como puede ser el caso de la Casa Batlló en Barcelona, del arquitecto Gaudí, catalogado como Patrimonio Mundial de la UNESCO. En dicha declaración se resalta y hace énfasis al gran valor de su decoración. En este sentido cabe destacar que las composiciones que alberga el Palauet poseen una relevancia aún mayor que esta última ya que presenta una gran variedad de motivos, colocados de forma perfecta, además de su carácter de representación oficial, de catálogo vivo, que es único.

El estudio del edificio sobrepasa pues ampliamente el simple análisis arquitectónico y arqueológico, por muy completo que sea, y debe abarcar también el aspecto histórico y material de la cerámica que se encuentra relacionada con el palacio. A su vez debían abordarse los aspectos social, económico e industrial.

Para poder realizar adecuadamente el trabajo pertinente, se ha decidido organizar tres grupos distintos, aunque relacionados. Cada uno de ellos se dedicará a un aspecto del estudio, bajo la responsabilidad de un especialista en el correspondiente tema. A su vez el conjunto de labores está coordinado por un técnico especialista en patrimonio, lo cual asegurará una constante relación en el desarrollo de los trabajos de los tres grupos así como una homogeneidad en la orientación del estudio y en la redacción del documento final.

OBJETIVOS

El estudio que se está realizando tiene una finalidad fundamental: recuperar un hito del Patrimonio Histórico Artístico valenciano.

Para ello se han determinado dos objetivos: conocer de forma exhaustiva el Palauet Nolla, y en base a ello saber qué tipo de actuaciones se deben acometer en él para restaurarlo y devolverle un uso.

El conocimiento de este edificio abarca múltiples ámbitos. Se ha estudiado su evolución tanto a nivel histórico como formal, el impacto social que ha representado y sigue representando la presencia de la fábrica Nolla en Meliana y en Valencia, la revolución que supuso la introducción del mosaico Nolla en la Historia de la industrialización en Valencia así como en el resto de Europa, su realidad material y constructiva, sus patologías, su decoración, y por supuesto se aportó una atención particular a las composiciones cerámicas que alberga.

Gracias a todos estos conocimientos se podrá realizar una síntesis del estado de conservación del conjunto edificado, así como plantear cuales son las intervenciones que conviene realizar en él. Dichas actuaciones se dividirán en fases que constituirán, de algún modo, una organización propia de un Plan Director.

Por último, a parte de la intervención material sobre el edificio para su conservación y puesta en valor, se ofrecieron propuestas de usos compatibles con las características del recinto.

ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO

El responsable y coordinador general del trabajo es D. Xavier Laumain, de socio fundador de ARAE Patrimonio y Restauración S.L.P., arquitecto especializado en patrimonio y miembro del programa europeo sobre rehabilitación de patrimonio construido PACT 19, además de haber intervenido en múltiples proyectos de restauración y rehabilitación.

De forma interna el coordinador se encarga de gestionar el intercambio de información entre grupos, así como de proporcionar una homogeneidad formal a los trabajos. A su vez realiza labores de relación entre el equipo redactor y los interlocutores externos, que sea dentro del propio ayuntamiento así como en caso de asesoramiento en reuniones con las entidades susceptibles de tener algún papel en las gestiones relativas al edificio, bien sea para la obtención de permisos, la solicitud de financiación, o también la realización de publicaciones u organización de actos.

El primer grupo de trabajo tiene como objetivo la realización del estudio histórico del edificio, así como su contextualización. Este grupo está bajo la dirección del Dr. Daniel Benito Goerlich, reconocido Conservador del Patrimonio Cultural de la Universidad de Valencia y Profesor Titular de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia. Colabora en este grupo el Dr. Albert Ferrer Orts, Profesor de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia, gran conocedor del Palauet Nolla así como de la historia de esta industria.

El segundo grupo tiene como objetivo el estudio del edificio en sí. Está bajo la responsabilidad de D. Xavier Laumain y de Dña. Ángela López Sabater, arquitecta especialista en Patrimonio. Cuenta con una amplia experiencia de la cual cabe destacar su último trabajo de intervención y puesta en valor de un conjunto de pinturas rupestres declaradas Patrimonio Mundial de la UNESCO. En este grupo colaboran D. Francisco Cervera Arias, arquitecto especialista en restauración, cuya experiencia ha llevado a realizar varias intervenciones en castillos y otros BICs, de las cuales podemos destacar la restauración de las Torres de Serrano de la ciudad de Valencia, y D. Jorge Rios Alos, igualmente arquitecto.

Por último el tercer grupo se dedica al estudio de la cerámica propiamente dicha. Está coordinado por dos arqueólogos, D. Rafael Rubio Galán y D. Bruno Rives Calbet, de CAVEA Patrimonio Cultural, contratista del encargo. El primero de ellos es especialista en cerámica, con una extensa experiencia en este ámbito, y el segundo posee valiosos conocimientos de arqueología constructiva, disciplina que debe ir asociada a la primera en el caso que nos ocupa. Además este grupo cuenta con la colaboración de D. Jaume Coll Conesa, director del Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias “González Martí”, Presidente de la Asociación de Ceramología, y Secretario de la Sección de Arte y Diseño de la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio. Asimismo se dispone de todos los recursos de dicha institución, que sea a nivel técnico, material o documental, dando así una considerable garantía de seriedad y profundidad a los estudios que se están realizando.

Además de los tres grupos internos de trabajo, estrictamente acotados, el equipo cuenta con el asesoramiento de expertos especializados en ámbitos definidos. Podemos citar entre otros a Dña. Ana Mª Reig Ferrer, historiadora y archivera-bibliotecaria, Jefa de la Biblioteca del MuVIM, cuyos trabajos sobre la cerámica Nolla y de la Alcudiana aportan un relieve especial al estudio. Asimismo contamos con la colaboración de Dña. Mª Teresa Canals Aromi, historiadora y directora del Museu de l’ Estampació de Premià de Mar, para aspectos relacionados con el análisis de los numerosos papeles pintados del edificio. A su vez Dña. Anna Boix Chornet, historiadora y restauradora, está encargada del estudio de las pinturas del Palauet. En sus trabajos más destacados podemos citar la restauración de los lienzos de Sorolla expuestos en Nueva York, intervención encargada por Bancaja. Esta parte específica del estudio ha contado también con la activa colaboración de Aída Vidal Vives (licenciada en Bellas Artes, especialista en restauración).

Por último han intervenido en este trabajo varios profesionales o estudiantes, que han participado activamente a la realización de tareas concretas del estudio global. Carlos Huerta Gabarda (arquitecto) se encargó de todos los trabajos relacionados con la restitución virtual e infografías. Miguel F. Gadea Diez y Gustavo Mínguez Marín (arquitectos) han colaborado en el levantamiento de las composiciones cerámicas, tanto solares como parietales. Agueda Ojeda Torres (estudiante en arquitectura) realizó los levantamientos de elementos arquitectónicos. Han Leng Lim (arquitecto) ha realizado la restitución de todas las decoraciones pictóricas. Álvaro Vázquez Esparza (estudiante en arquitectura) ha colaborado al levantamiento de la carpintería. Alejandro Ferrer Buedo (estudiante en arquitectura) ha participado en levantamientos de elementos arquitectónicos y cerámicos. Se pudo contar igualmente con Jésica Moreno Puchalt (arquitecta) para la formalización de las propuestas de uso, con Marian Romero Soria (arquitecta técnica y estudiante en arquitectura) ha colaborado en las tareas de fotogrametría, así como con la empresa Garbi Valencia (Francisco Ramón Mercader y Antonio Daries Roque) para el asesoramiento de los estudios relacionados con la madera, tanto en carpintería como en estructura. Agradecemos también la colaboración del Institut de Promoció Ceràmica, y en especial a su director, D. José Luis Porcar.

CRITERIOS

La intervención en un edificio histórico, y con más criterio cuando se trata de un hito tan relevante y complejo como puede ser el Palauet Nolla, no puede emprenderse sin que previamente se hayan cumplido dos pasos: el estudio histórico artístico así como arquitectónico del bien, y la redacción de un Plan Director. Dicho Plan será el garante de la respetuosa y sobre todo coherente intervención en el inmueble. Por lo tanto cabe destacar la necesidad primera de conocer exhaustivamente el objeto de actuación.

Sin embargo la interpretación de las realidades del pasado no es ni el fin ni la manera unitaria de dar a conocer ciertos acontecimientos históricos; la interpretación se inserta dentro de una cadena de acciones que están en un proceso continuo de cambios y readaptación a nuevos enfoques y nuevas propuestas.

Para intervenir es pues necesario conocer la historia, pero no es suficiente. Se requiere definir criterios de intervención que se deberán seguir de principio a fin para asegurar una intervención coherente, tanto entre las diferentes fases propuestas como con la evolución histórica general.

En el caso que nos ocupa aquí se pretende utilizar criterios que no son de mínima intervención, sino de restitución. En efecto los criterios de mínima intervención nos llevarían a dejar el edificio en su configuración actual, limitándonos a su sustentación.

Sin embargo nuestro equipo técnico cree que dada la importante información grafica y bibliográfica disponible, así como la extensa muestra cerámica que ha llegado hasta nuestros días, es posible restituir la mayor parte de los volúmenes, composiciones cerámicas y acabados superficiales. Por lo tanto se pretende restituir dichos elementos, siempre y cuando sea posible asegurarse por completo de su materialidad original.

Dicha restitución se verá en un primer tiempo plasmada de forma virtual mediante la realización de un modelo tridimensional en soporte informático, permitiendo así tener una visión del estado inicial del edificio, así como de acotar las lagunas históricas y estéticas.

Los criterios empleados serán pues los más respetuosos de lo existente, proponiendo técnicas lo menos agresivas posible durante el estudio, así como técnicas adaptadas a los sistemas constructivos tradicionales para las intervenciones. Las restituciones se propondrán de forma coherente con la historia y materialidad del edificio, y los usos potenciales se elegirán según las posibilidades que ofrece el edificio, sin tener por ello que modificarlo de forma sustancial. Todo ello en armonía con el conjunto y su historia.

EL CONTENIDO DEL ESTUDIO

El estudio se divide en dos partes principales: el edificio (su contextualización histórica y social, su materialidad, su estado de conservación y sus posibilidades futuras) y la cerámica.

En la primera parte se abordan los antecedentes del trabajo encomendado, así como la importancia del edificio.

A su vez, se procede a exponer los resultados de la investigación sobre la contextualización histórica, social, artística e industrial en la que se enclava el edificio. Se hace especial hincapié en la figura de Miguel Nolla, y sobre las repercusiones de sus métodos y su industria sobre la actividad y tejido social de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

A continuación se estudia el edificio como objeto arquitectónico, contemplando todos los aspectos: su materialidad, sus sistemas constructivos, su evolución (mediante estratigrafía muraria y análisis), y se determinan sus fases cronológicas.

Dentro de la materialidad, además de contemplar las fábricas, se hace un levantamiento muy exhaustivo de su decoración cerámica, pictórica, así como de sus carpinterías, sus papeles pintados o sus falsos techos. Todo esta información se refleja tanto en la memoria como en planos.

Una de las componentes importantes del estudio es conocer el grado de deterioro del edificio, por lo que se procedió a un análisis en profundidad, viniendo reflejado de las dos maneras evocadas anteriormente.

La segunda parte atiende a la cerámica, en todos sus aspectos. Se ha investigado su proceso productivo, sus características materiales, pero sobre todo las composiciones presentes en el Palauet. De éstas se han realizado fichas en las que se documentaron todos los tipos de teselas empleadas, según su tamaño, forma y color. Se han organizado varias escalas, teniendo en contemplando la tesela, el modulo y la composición. Asimismo se estudiaron las influencias artísticas que llevaron a la creación de tan maravillosas decoraciones.

A su vez se ha realizado un cuidadoso levantamiento, pieza a pieza, de todos los mosaicos presentes en el edificio, con el fin de documentar perfectamente la realidad, así como descubrir la forma de colocación y las técnicas empleadas por los mosaiqueros. Mediante este estudio muy detallado, se ha podido poner en evidencia la excelencia tanto de la producción de la cerámica Nolla como de todos los trabajadores cuyos oficios permitían la existencia de dicha industria.

Toda esta información nos permite hacer una restitución del estado original del edificio, en su época más destacable, así como plantear la intervención para la recuperación del mismo, dividiéndola en fases coherentes técnica y económicamente, proponiendo asimismo posibles usos futuros.